Las Auditorías a Proveedores resultan un componente crítico para asegurar la integridad de la cadena de suministro.

En la actualidad, un programa efectivo de Auditoría a Proveedores requiere de una nueva mirada hacia los procesos, personas y tecnología involucrados.

​Un buen programa de Auditoría a Proveedores es la piedra angular de la integridad de la cadena de suministro. Al reconocer y abordar los desafíos para un programa efectivo de Auditoría de Proveedores, las empresas pueden mejorar sus controles de los Proveedores, al tiempo que mejora las relaciones de Calidad y Proveedor reduciendo costos y riesgos.

Las empresas son conscientes de la necesidad de controlar a sus Proveedores, sin embargo el crecimiento constante de la base de Proveedores, a través del tiempo, hace que sea una tarea cada vez más compleja, especialmente cuando se gestionan miles de Proveedores.

Es por eso que una cadena de suministro más diversa, trae aparejado mayores riesgos, por lo que la reducción de esos riesgos significa aumentar el número, frecuencia y duración de las auditorías, por lo que sin variar el alcance principal de la auditoría, el crecimiento natural y la diversificación de la base de Proveedores superará la estructura y los recursos de un programa de auditoría estática.